Porque una de cada dos personas llegara a tener cáncer a lo largo de su vida. Pero no se preocupen tanto, en realidad, la mayor incidencia es después de los 65 años.

Publicado en Articulos

Sebastián A. Ríos 
Enviado especial

CHICAGO.- Mantenerse físicamente activo durante el tratamiento del cáncer y después de él no sólo ayuda a las personas que padecen o han padecido esa enfermedad a cuidar su salud cardiovascular y a mantener un peso saludable (beneficios que valen para todos aquellos que se ejercitan regularmente), sino que, además, reduce el riesgo de que reaparezca el tumor.

"Los estudios realizados en pacientes con cáncer muestran que los que se mantienen activos son menos propensos a sufrir distintos tipos de tumores, como, por ejemplo, los de mama o de colon, y presentan, además, una mayor sobrevida al cáncer", dijo la doctora Jennifer A. Ligebel, investigadora del Instituto del Cáncer Dana Farber, de los Estados Unidos, que disertó sobre los beneficios de la actividad física en pacientes con cáncer en la 46» Reunión Anual de la Sociedad Norteamericana de Oncología Clínica (ASCO, según sus siglas en inglés), que se realiza aquí, en Chicago.

Publicado en Articulos

Sebastián A. Ríos 
Enviado especial

CHICAGO.-En busca de alivio para los molestos y dolorosos síntomas que frecuentemente se asocian al cáncer y a su tratamiento, la gran mayoría de los pacientes decide en algún momento de esa dura convivencia con la enfermedad recurrir a las llamadas terapias complementarias o alternativas, como por ejemplo el yoga, el reiki, la musicoterapia, la acupuntura o los suplementos dietarios o herbarios.

Aquí, en los Estados Unidos, el 83% de los pacientes con cáncer echa mano a alguna de estas terapias no convencionales, lo que representa un gasto anual que ha sido estimado en unos 40.000 millones de dólares al año. En la Argentina, el porcentaje de pacientes es aún mayor: asciende al 90%, según ha estimado un estudio del Conicet. La pregunta necesaria es: ¿son efectivos esos tratamientos? Y, también, ¿son seguros?

Publicado en Articulos

Investigadores de la Clínica Cleveland, de Ohio (Estados Unidos) están preparando los ensayos clínicos de una vacuna preventiva contra el cáncer de mama, que ha tenido excelentes resultados en ratones. En caso de tener una buena respuesta en humanos, se aplicaría a las mujeres de alrededor de 40 años.

Las dos únicas vacunas preventivas, contra el cáncer cervical y cierto cáncer de hígado, apuntan a los virus que los provocan, no a la formación de tumores. Por otra parte el cáncer de mama –el que más muertes causa– presenta una dificultad especial para desarrollar una vacuna: las células enfermas son notablemente similares a las sanas.

Publicado en Articulos